Maria La Curandera Natalia Lafourcade

Maria La Curandera Natalia Lafourcade

 

Cúrate, mijita, del dolor con nuestra luz del sol y los rayos de la luna

Cúrate, mijita, del dolor con el sonido del río, la cascada y la espuma

Con el vaivén del mar que va y viene, deja que te agarre

Con el vaivén del mar que va y viene, deja que te ame

Cúrate, mi niña, con las hojas de la menta y la hierbabuena

Ponle amor al te, en lugar de azúcar, toma y mira las estrellas

Cúrate, mijita, del dolor con nuestra luz del sol y los rayos de la luna

Cúrate, mijita, con los besos que te sopla el viento, los abrazos de lluvia

Con el vaivén del mar que viene, deja que te agarre

Con el vaivén del mar que viene, deja que te ame

Cúrate, mi niña, con amor del más bonito y enciende el fuego

Entrega tus dolores, que se vuelvan polvo y vengan nuevas flores

 

Que se vuelvan polvo, que se vuelvan polvo todos los dolores

Que los queme el fuego, que los queme el fuego y vengan nuevas flores

Que se vuelvan polvo, que se vuelvan polvo todos los dolores

Que los queme el fuego, que los queme el fuego y vengan nuevas flores

Cúrate, mijita, del dolor con el calor del sol y el frío de la luna

Endulza la mañana con aroma de lavanda, romero, eucalipto y que venga la calma

Con el vaivén del mar que va y viene, deja que te agarre

Con el vaivén del mar que va y viene, deja que te ame

 

Cúrate, mijita, con amor del más bonito, haga caso a la intuición

Mire el mundo entero con el ojo aquel que lleva ustéd en la frente

Cúrate, mi niña, con amor del más bonito

Y recuerda siempre que tú eres la medicina

Cúrate, mi niña, con amor del más bonito

Y recuerda siempre que tú eres la medicina

 

Que se vuelvan polvo, que se vuelvan polvo todos los dolores

Que los queme el fuego, que los queme el fuego y vengan nuevas flores

Que se vuelvan polvo, que se vuelvan polvo todos los dolores

Que los queme el fuego, que los queme el fuego y vengan nuevas flores